• Vientre de alquiler para hombres

    Las madres de alquiler son un recurso cada vez más socorrido por parejas con dificultad para concebir hijos, y en los últimos tiempos, es un método solicitado por hombres para ver cumplido su sueño de tener descendencia. A pesar de ser una práctica ilegal en muchos países, entre ellos España, hay mujeres que alquilan su vientre por cuenta propia viendo en ello un modo de sanear su economía; pero si se prefiere ir por la vía legal, no hay más solución que viajar a Estados Unidos (California principalmente) o Méjico, donde esta práctica está aferrada a condiciones legales.

    El proceso es duro y costoso (con un precio oscilante entre los 72000€ y 90000€).

    El primer paso es contactar con alguna clínica que lleve a cabo estas prácticas: B-Coming, Ova the rainbow o IARC son algunos ejemplos, quizás también las más solicitadas.

    En el primer contacto, ofrecen a la pareja interesada un catálogo de madres candidatas, en el que se detalla su historial médico y el de las tres generaciones ascendentes directas, un informe sobre su aspecto físico, intereses personales y antecedentes educativos, laborales y obstétricos. A todo esto le acompaña una fotografía de la candidata y otra de sus hijos biológicos en el caso de que los tuviera. Algunos otros datos que se pueden solicitar aparte de los mencionados son: una prueba de Coeficiente Intelectual, un informe sobre consumo de drogas o nicotina o análisis cromosológicos, dichas pruebas deberán correr a cargo de la pareja interesada por considerarse extras, ya que quedan excluidas del contrato.

    Una vez elegida la candidata, se concierta una entrevista personal con la ofertante y desde ahí el contacto entre la posible gestante y la pareja interesada se realiza por teléfono, excepto en los casos en que la proximidad geográfica permita una cercanía entre los interesados y la ofertante.

    A partir de aquí, se toma un representante legal en la ciudad de residencia de la candidata quién gestionará y cerrará el contrato y tendrá representación jurídica si fuera necesaria. Al cierre del contrato el abogado debe advertir a los interesados sobre un incremento monetario en caso de que se den las siguientes circunstancias: amniocentesis, aborto o parto múltiple, añadiendo la contratación de un seguro de vida para la gestante y una atención a los niños (siempre en el caso de que los tuviera).

    La tasa de fecundación para una muestra de semen normal es del 80%. Unos 21 días después del primer día de menstruación se prepara a la madre para favorecer la fecundación, administrándole inyecciones. Al llegar el día de la ovulación, la futura gestante se traslada hasta el centro de fecundidad donde cada día se le realizarán pruebas de sangre y ultrasonidos, cuyos resultados serán remitidos a los padres después de una valoración médica. Algunos de estos medicamentos administrados son Lupron o Estrace. Cabe mencionar que algunas clínicas gestionan los trámites de vuelo, los billetes, el hospedaje de la candidata y la estancia en la clínica.

    Una vez confirmado el embarazo, la gestante se ve sometida a analíticas sanguíneas y pruebas de ultrasonido cada dos semanas, aproximadamente. Durante todo el proceso de gestación, los contratantes serán informados puntualmente de las pruebas médicas y evolución del feto.

    Unos días antes del alumbramiento, la pareja interesada viaja a la ciudad de la madre para tener el derecho de asistir al parto. Cuando ya ha nacido el bebé, los médicos certifican la paternidad de la pareja y para poder traer al bebé a España, deben registrar al neonato en el Consulado Español de dicho estado, mediante representación del abogado, lo que proporciona la seguridad y legalidad de la nacionalidad del pequeño y la tranquilidad de no dejar ningún trámite burocrático pendiente por parte de los padres. Una vez de vuelta a España, tan sólo deben inscribirlo en el registro civil y empadronarlo.

    A modo de orientación estos son los honorarios para el alquiler de un vientre mediante clínica de fertilización:

    -El pago a la gestante oscila entre los 13000$ y los 25000$, más 2500$ que deberán abonar si se da la circunstancia de parto múltiple.

    -Los gastos de evaluación psicológica son 500$.

    -La prima del seguro médico de vida para la gestante representa de 100$ a 600$ mensuales.

    -Los gastos de ropa premamá son alrededor de 400$.

    -La revisión del contrato y la preparación de la documentación requerida asciende de 500$ a 1000$.

    -Los honorarios del letrado contratado para los trámites de paternidad antes y después del parto oscilan entre los 1000$ y 8000$.

    -Al firmar el acuerdo de participación con la clínica de fertilización se desembolsan 8000$, y al seleccionar una candidata otros 4000$.

    -Una vez que la gestante concluya el primer trimestre sin ningún inconveniente médico, la pareja contratante abonará al centro otros 4000$

    Si a todo esto le sumamos los gastos de la fecundación in vitro por parte de uno de los miembros de la pareja, la cifra se dispara. Nada es mucho si la recompensa cubre el anhelo de ser padres.

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneShare on TumblrPin on Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *