• Semana 36

    El desarrollo de su bebé

    El pequeño y arrugado feto que ha visto en ecografías anteriores se ha convertido en un bebé casi regordete. Hay grasa acumulada en las mejillas de su bebé y los poderosos músculos para succionar ayudan a que la cara de su bebé se vea rellena. Su bebé pesa ahora un poco menos de 6 libras (2.721 gramos).

    Los huesos que forman el cráneo del bebé pueden moverse uno con relación al otro y superponerse mientras la cabeza del bebé esté dentro de su pelvis. Este fenómeno permite que la cabeza se abra paso a través del canal de parto. No se sorprenda si su bebé nace con una cabeza puntiaguda o deforme. Después de unas horas o días, su bebé recuperará la forma redondeada.

    Su cuerpo

    A partir de esta semana, es posible que comience a ver a su médico cada semana. Su médico o partera pueden realizarle un examen interno para determinar si el desgaste cervical (reducción del grosor del cuello del útero) o la dilatación (abertura del cuello del útero) ha comenzado. También puede sentir que el bebé se ha encajado en la pelvis preparándose para el parto. Es posible que vuelva a tener apetito, ya que el bebé no está presionando tanto su estómago y sus intestinos, y si ha tenido acidez, se sentirá más aliviada gracias al descenso del bebé.

    Volver

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneShare on TumblrPin on Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *