• Semana 3

    El desarrollo de su bebé

    Aunque usted no piense que está embarazada, el feto ya está creciendo y formándose, y con todo esto no para de desarrollar actividad, esto es que el óvulo fecundado tiene un proceso de división celular: a las treinta horas de la fecundación se divide en dos células, posteriormente en cuatro y más tarde en ocho. Continuará dividiéndose a través de toda la trompa de Falopio hasta que llegue al útero. Una vez llegado al destino, el grupo de células adquiere la forma de una pelota pequeña llamada mórula.

    Cuando la mórula se ahueca, se llena de líquido y pasa a tomar el nombre de blastocito. Es a finales de esta semana cuando se da la implantación, es decir el blastocito se adhiere a la pared del útero, también llamada endometrio. La implantación en el útero es una fase vital dado que mediante el endometrio nutriremos al embrión y eliminaremos desechos, con el tiempo, esta fase de implantación dará paso a la placenta.

    Su cuerpo

    La nutrición de su bebé depende mucho de la alimentación que usted lleve, es primordial el consumo de ciertos nutrientes como el ácido fólico, el calcio o el hierro. El ácido fólico es imprescindible ya que previene defectos de formación en el cerebro o la médula espinal, que se empiezan a formar las primeras semanas de gestación.

    Las proteínas son necesarias ya que ayudan a generar tejido nuevo y el calcio asegura una buena formación de huesos y dientes. En conclusión, es necesario una alimentación basada en productos lácteos, legumbres y verduras de hojas verdes, así como las enriquecidas en hierro ya que proporciona el mantenimiento continuo de flujo sanguíneo del bebé.

    Volver

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneShare on TumblrPin on Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *