Insomnio durante el embarazo

El sueño durante el embarazo variará según los trimestres, así dividiremos y explicaremos los tres trimestres y los síntomas que pueden perturbar el sueño a los diferentes cambios y proceso del embarazo.

Primer Trimestre: Se experimentará un estado de somnolencia y aumento de la necesidad de dormir, debido al aumento de progesterona, que se triplica durante el embarazo y que tiene un efecto sedante directo sobre el cerebro, esta actúa también con un efecto inhibidor de los músculos, causando la necesidad de ir al baño de forma más frecuente.

Segundo Trimestre: La frecuencia en la necesidad de orinar también puede ser un impedimento en el que el sueño se verá interrumpido.

Tercer Trimestre: En la fase final del embarazo los motivos que pueden interrumpir el sueño son varios, seguirá la frecuente necesidad de orinar, incomodidad por la barriga ya muy adelantada en este último trimestre. Los movimientos del feto también pueden resultar algo incómodos en el descanso y la ansiedad por la proximidad del parto, miedo a los cambios y la relación de pareja. Las contracciones serán otra de las dificultades que se experimentarán en el sueño.

Síntomas y consejos para estos:

Piernas inquietas:

Debido al peso adicional durante el embarazo las piernas y espalda se sobrecargan, incluso pudiendo tener calambres en las piernas, estas sensaciones suelen acusarse más al final del día y la noche.

Los masajes con aceites en piernas y espaldas pueden ayudarnos a sentir alivio y a descansar la sobrecarga de peso.

Acidez:

Debido a que el contenido del estómago sube por el esófago, durante el embarazo el funcionamiento digestivo es más lento por lo que los alimentos permanecen durante más tiempo en el estómago e intestinos, provocando la acidez estomacal.

Esto se puede evitar en mayor medida con una dieta controlada y equilibrada, evitando comer, sobretodo en la cena, alimentos fritos, picantes, ácidos… y con pequeñas comidas durante el día y con el consentimiento de los médicos se puede hacer uso de antiácidos.
Hay mujeres que hacen del plato fuerte del día el desayuno y el almuerzo rebajando las cantidades de comida hacia la noche.

Frecuente necesidad de orinar:

Los riñones funcionan más de lo normal durante el embarazo para filtrar mayor volumen de sangre (del 30 al 50% más de lo normal). También a medida que el bebé crece el útero se agranda y la presión sobre la vejiga aumenta, es decir, más idas y venidas al baño. La actividad del bebé en el útero también puede influir.
Es aconsejable beber poco líquido durante la cena y las horas previas al sueño, y orinar antes de irse a dormir. De esta forma podremos evitar más idas y venidas del baño que podrán perturbar el sueño.

Aumento del ritmo cardíaco:

El ritmo cardíaco aumenta para bombear más sangre, al enviar sangre al útero, el corazón trabaja más para enviar suficiente sangre al resto del cuerpo aumentando su ritmo.

Para ello es bueno acostumbrarse a dormir de lado, mejor si es sobre el lado izquierdo, esta postura favorece la llegada de sangre a la placenta aportando mayor cantidad de oxígeno y nutrientes para el bebé.
No es aconsejable dormir hacia arriba, sobretodo en el último trimestre ya que el útero se apoya en la columna, intestinos y vena cava inferior, acarreando dolores de cintura, digestiones más lentas y pesadas, predisposición a hemorroides, caída de la presión arterial, molestias respiratorias, taquicardias y palpitaciones.

Insomnio:

Durante el embarazo los sueños se pueden volver más reales y tener frecuentes pesadillas, el estrés debido a la preocupación por la salud del bebé, por la capacidad que tendremos para ser madres, el miedo al parto y la preocupación de los cambios que pueden darse en la pareja, pueden ser el resultado del insomnio durante el embarazo.

Es aconsejable acostumbrarse a mantener un horario para ir a dormir y levantarse. Hacer algo que resulte relajante a las horas previas al sueño, como un baño relajante, beber un vaso de leche con miel, una taza de té sin teína y lo más importante que ninguna de las bebidas contengan cafeína.
Si lo que provoca el insomnio es el miedo o la ansiedad, apuntarse a clases de pre-parto o de paternidad pueden ayudar, el conocimiento sobre el tema y la compañía de mujeres en nuestra misma situación, ayudarán a superar miedos y preocupaciones y por lo tanto nos ayudará a dormir mejor

Falta de aire:

La falta de aire es debido a que el útero aumenta de tamaño, empujando el diafragma. La respiración será más profunda y rápida al necesitar más oxígeno.

Dormir de lado igual que lo hacemos para el aumento del ritmo cardíaco y con una almohada en medio de las piernas, nos puede ser de gran ayuda.

Apnea:

La apnea son breves interrupciones de la respiración durante el sueño, esto aumenta el riesgo de desarrollar diabetes gestacional e hipertensión.

En caso de sufrir apnea, el mejor consejo que podemos dar es acudir al médico, ya que es el más indicado para aconsejar y ayudar en estos casos.

Para dejar vuestra opinion sobre el tema hacer click aqui


m4s0n501



Enlaces Patrocinados