• Embarazo – Alimentación

    Lo primero y más importante que creo debemos recordar, es que para hacer una dieta equilibrada lo mejor es acudir al médico, el nos indicará cual será la mejor para el bebé y para nosotras.

    Durante el embarazo es muy importante mantener una dieta equilibrada y sana, y aunque es cierto que durante muchos años ha existido la leyenda urbana en la que se decía que una embarazada debe comer por dos, debemos decir que esto no es cierto, sino que lo más importante es la calidad y no la cantidad, sería suficiente aumentar unas 250 calorías más a la dieta diaria con las vitaminas y proteínas necesarias.

    Normalmente durante el embarazo se suele engordar entre kilo y kilo y medio por mes, haciendo un total de 12 a 14 kilos, por ello la dieta también es importante, para tener las fuerzas necesarias para poder “llevar” nuestra barriguita.

    En el menú diario deberán aparecer cantidades abundantes, aunque controladas, de fruta fresca, verdura, lácteos, carne, pescado, frutos secos, huevos y cereales.

    La sal deberemos controlarla ya que eso favorecerá a la retención de líquidos, pero es importante para nuestro organismo, por eso no debemos eliminarla de la dieta sino disminuir la cantidad. El limón y el ajo, son condimentos que podemos añadir para dar más sabor y son beneficiosos para el organismo.

    Es muy importante mantener el cuerpo hidratado, para ello es importante ingerir mucha agua, recomendable dos litros diarios, ayudándonos a no retener líquidos. Beber lácteos, té y refrescos sin gas también nos ayudarán a mantener nuestra hidratación, pero siempre debemos recordar que durante el embarazo no se pueden consumir bebidas con gas, cafeína o bebidas con alcohol.

    El ácido fólico es la vitamina fundamental para la mujer embarazada, así que podemos encontrar esta vitamina en las verduras de hoja verde, los espárragos, las legumbres y el hígado. Ayuda a proteger al bebé de ciertos defectos congénitos de la espina dorsal y el cerebro. Es bueno consumir aproximadamente unos 0,4mg al día, sobretodo durante las primeras semanas.

    La cantidad de comidas que se deben hacer al día son 3, pero para que las digestiones no se hagan tan pesadas a medida que progresa el embarazo, es mejor aumentar a 5 las comidas diarias, disminuyendo un poco las cantidades de éstas.

    Importante insistir en que no se debe ingerir en exceso de un tipo de alimento en concreto, ni por otra parte que carezca cierto tipo de alimento, y sobretodo no fumar y no beber alcohol.


    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneShare on TumblrPin on Pinterest