• Adopción – Información

    Definición y conceptos básicos

    Se entiende por adopción (del latín adoptio) o filiación adoptiva al acto jurídico mediante el cual se crea un vínculo de parentesco entre dos personas, de forma tal que establece entre ellas relaciones análogas o muy similares a las que resultan jurídicamente de la paternidad.

    Las legislaciones establecen unos requisitos mínimos para poder adoptar, entre los cuales son comunes:

    1. Una edad mínima del adoptante que suele superar la de la mayoría de edad y, en ocasiones, una edad máxima.
    2. Plena capacidad de ejercicio de los derechos civiles.
    3. No ser tutor en ejercicio del adoptado.

    La adopción reviste dos tipos: plena y simple.

    La adopción plena surte los mismos efectos que la filiación por naturaleza, y generalmente el adoptante tiene que reunir unos requisitos más exigentes que en la adopción simple, donde no existe sustitución automática de apellidos ni el hijo adoptado ocupa un lugar similar en el orden de sucesión testamentaria con los hijos naturales.

    Por dónde empezar?

    Adoptar significa recibir como hijo, con todos los derechos y obligaciones, y con los requisitos legales necesarios, a un menor.

    La legislación española delimita qué trámites se deben exigir para conseguir la tutela de un menor. Así mismo, también exige el cumplimiento de una serie de requisitos básicos a los padres potenciales.

    Aunque en la adopción internacional hay que seguir los mismos pasos que en la nacional (solicitud, información-formación, y evaluación), el proceso es más complejo, puesto que hay trámites adicionales que deben realizarse con la autoridad correspondiente del país de origen del niño o niños a adoptar.

    Este proceso se realizará siempre en interés superior del niño. No lo olvides!!

    La finalidad de la adopción es proporcionar a los menores en situación de desamparo un contexto seguro, permanente y estable en el seno de una familia.
    Conforme la legislación civil española, el acogimiento familiar preadoptivo y la adopción se promoverán cuando se prevea la imposibilidad de reinserción del menor con su familia biológica, y se considere necesario la plena integración en otra familia, mediante la creación de vínculos de filiación.

    En España los niños o adolescentes subsceptible de ser adoptados suelen ser menores qe han sido abandonados o que no han sido atendidos de manera adecuada por su familia natural. Y en menor cuantía, huérfanos o con progenitores desconocidos.
    Pueden ser adoptados mediante un proceso de adopción nacional.

    Mediante un proceso de adopción internacional es posible adoptar menores de otros países. Este proceso se iniciaría en España y es necesario viajar al país de origen del menor para encontrarse con él y realizar los trámites necesarios allí (que dependerán del país concreto).

    Las Administraciones Públicas son las instituciones encargadas de velar que todo el proceso de adopción se lleve a cabo con las máximas garantías para el menor.

    Las comunidades autónomas con competencias en Protección de Menores disponen de reglamentos y/o artículos que hacen referencia específica a esta cuestión.

    Así, pues, si estamos interesados en adoptar, lo más adecuado es dirigirse al departamento correspondiente de Asuntos Sociales (Infancia y Familia, Atención al Menor, …) de nuestra comunidad autónoma, donde nos informarán directamente de cómo realizar la solicitud, la documentación a aportar, cuándo y dónde empezar las entrevistas informativas y cursos de formación, etc.

    Toda adopción comporta un proceso que incluye los siguientes pasos:

    • Confirmación de que el menor es susceptible de ser adoptado
    • Validación de la familia como idónea para adoptar (en España, más concretamente, en la respectiva Comunidad Autónoma de residencia de la familia adoptante).
    • Asignación por parte de los Servicios Sociales del país de origen del menor, de un/a niño/a o grupo de éstos concreto a una determinada familia, siempre en interés del o los menores y con la familia que se acople a las necesidades del niño o niños.
    • Período de acoplamiento: el menor y la familia se conocen en el lugar donde aquél reside actualmente (en el país que corresponda) y comienza un proceso de acoplamiento progresivo, que se inicia en el lugar de residencia del menor y continúa en el hogar familiar habitual, con ayuda y supervisión de los profesionales. Es un proceso de integración familiar mutua y progresiva.
    • Periodo de acogida pre-adoptiva (en adopción nacional y algunos casos de internacional): tiempo en el que el menor adoptado ya convive con la familia adoptiva en acogimiento pero no en adopción, es decir, legalmente, aún ese menor no es su hijo.
    • Adopción plena: declaración judicial (o administrativa, dependiendo del país de origen del menor) en la que se constituye la adopción de forma legal

    Requisitos que deben reunir los adoptantes:

    • Ser mayor de 25 años. En caso de parejas, sólo es necesario que lo sea uno de ellos y el otro sea mayor de edad, pero ambos deben tener 14 años más que el adoptado.
    • Disponer de unas condiciones psico-pedagógicas y socio-económicas mínimas. El medio familiar debe disponer de unas condiciones adecuadas para atender al menor en lo que respecta a sus salud física y psíquica.
    • En el caso de parejas, debe existir una convivencia estable y positiva. Se valora una convivencia mínima de dos años.
    • Aptitud básica para la educación de un niño.
    • Motivación y actitudes positivas hacia la adopción.
    • Voluntad compartida de adopción en caso de parejas.
    • Se valorará como negativo que los solicitantes condicionen la adopción a características físicas, sexo o procedencia socio- familiar del menor.

    Esto se evaluará mediante un estudio psicosocial realizado por profesionales psicólogos y trabajadores sociales.

    ADOPCIÓN: El Certificado de Idoneidad

    El informe psicosocial se realiza para emitir el Certificado de Idoneidad (CI), condición necesaria sin la cual el proceso de adopción no puede seguir adelante.

    Los padres necesitan de una evaluación favorable que los considere aptos o idóneos para adoptar. Esta evaluación la realizan psicólogos y trabajadores sociales bien de la administración, bien de entidades colaboradoras con la administración mediante convenios, pudiéndose tener las 2 opciones o no, ser gratuita o no y variar los plazos de espera para su realización dependiendo de cada comunidad autónoma.

    Si te interesa, puedes ver el siguiente enlace sobre las ‘Diferencias Autonómicas en la obtención del Certificado de Idoneidad‘:
    www.parolecon.com/historiashumanas/Denuncia/dife-aut.htm

    Aquí pueden consultar los criterios en los cuales se basa la administración para evaluar la idoneidad o no idoneidad de los solicitantes, en la Comunidad Valenciana y en la Comunidad Andaluza.

    Suponemos que son los mismos criterios en todas las comunidades

    Y como el tema de la idoneidad suele preocupar bastante a los solicitantes, aquí tenéis algunos enlaces más:

    Realizado el informe psicosocial es enviado a la Delegación de Asuntos Sociales correspondiente, la cual emite Resolución de Idoneidad en el caso de ser favorable.

    Para evitar demoras en la consecución del CI debemos hacer un seguimiento constante llamando a los Colegios Oficiales o entidades colaboradoras, a los registros de las Delegaciones Provinciales, a los Servicios de Infancia y Familia, etc.; e intentar conocer la situación de nuestro expediente, pues es un derecho que tenemos todos ante la administración.

    En estos momentos, con la Resolución de Idoneidad en mano, se puede considerar que vuestro proyecto de adopción se ha puesto realmente en marcha.

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneShare on TumblrPin on Pinterest